Miembro de:

Historia Entrevistas Xavi García Muret

Xavi García Muret

16
jun
2016

¿Cuál es tu recuerdo más especial de la Clase Optimist?
Realmente, mi recuerdo más especial es cuando gané el Mundial en Roses, rodeado de toda mi familia y amigos y cuando menos se lo esperaban todos ya que medía 176cms y pesaba 60 kgs.

¿Qué te enseñó tu paso por la Clase Optimist?
Me enseñó la realidad de la vida, ya que, desde muy temprano descubrí la injusticia en las decisiones de algunos comités internacionales aplicando diferente criterio según el país que procedía el regatista y que no les gustaba que un español ganase un Campeonato del Mundo y/o Europeo. A pesar de dichas    dificultades lo logramos varias veces durante los años 80. Además, me enseñó que los resultados llegan tarde o temprano y que no hay que rendirse nunca para lograr los objetivos propuestos con mucho sacrificio y esfuerzo diario.

¿Cuál fue la mejor anécdota que te ocurrió durante algún Campeonato?
Como mejores anécdotas tengo dos, una de cal y la otra de arena…La primera de todas me ocurrió en el primer Campeonato de Europa que gané en Masnou en la cuarta prueba y cuando iba líder, se me rompió la botavara por la mitad unos minutos antes de la salida y en esos momentos de angustia y stress, José María van der Ploeg, le pidió a David Mas, que participaba en el mismo por ser del Club organizador pero no puntuaba para el Campeonato, que desmontase su botavara y me la cediese para poder regatear esa prueba…hicimos el cambio y me pasaron la botavara cuando quedaban 6 minutos para el inicio y por fortuna, saliendo casi 4´30´´ tarde logré recuperar y realizar un 18º lugar que me permitió luego ganar ese primer Campeonato de Europa. Lo más curioso es que luego a David Mas, le hicieron muchísimos homenajes por su “fair-play” y siempre le estaré agradecido, ya que, a partir de ese momento, entendí que no tenía límites para ganar cualquier tipo de campeonato.

La otra no tan positiva, fue más triste dado que después de liderar el primer Campeonato del Mundo que participé en Kingston (Canadá) y descalificándome un primer lugar en la cuarta prueba por fuera de línea cuando en el vídeo se veía que estaba dentro de la línea a sotavento del finlandés que no le dieron fuera de línea y llegar a la última prueba con 21 puntos de ventaja sobre el segundo, se acabó la última regata en empopada cuando estaba prohibido por el reglamento de esa época, perdiendo el campeonato y sub-campeonato por 1 y 0,3 puntos respectivamente. Fue una lección dura de aprender pero que me sirvió mucho para el futuro.

¿Qué clase escogiste después del Optimist? ¿Qué te motivó a esta elección?
Escogí el 470 ya que se trataba de una clase olímpica y tuvimos la suerte de clasificarnos junto a mi tripulante Jordi Farreny, como cuarta tripulación del equipo pre-olímpico para Seoul 1988. Al cabo de 2 años la tuve que dejar, ya que, medía 187 cms y pesaba 82kgs…con ese tamaño me pasé al Finn en 1988 hasta 1994 que me retiré de la vela de clases olímpicas..

¿Después del Optimist cuál ha sido tu mejor triunfo en otra clase?
Fue en la Clase Finn, cuando gané la Silver Cup en 1991 (Mundial Junior) y creo que sigo siendo el único español que la ha ganado hasta la fecha.

¿Cuál es tu vinculación actual con la Clase Optimist? ¿y con el mundo de la vela? ¿sigues compitiendo?
Mi vinculación actual con la Clase Optimist es doble. Primero como padre de optimistas, Mar (12) y Lucas (9) que navegan por el Club Náutico El Balís y desde hace pocos meses como Presidente de ACCIO y Secretario de la Clase para  Catalunya. Mi vinculación en  el mundo de  la vela, creo que será para un rato largo en la clase Optimist, ya que, acabamos de tener un tercer hijo Tom, así pues, en principio me retiraré de la clase como padre en el año 2030!

Por otro lado, ya hace muchos años que no compito desde 1994 pero no descarto en un futuro apuntarme a algún mundial master de la clase Finn.